Amianto

 

La inhalación de fibras de amianto, cuando estas están presentes en el aire, puede ser origen de enfermedades del sistema respiratorio como fibrosis pulmonar, alteraciones pleurales y cáncer de pulmón.

 

Desde la entrada en vigor de la Orden Ministerial de la Presidencia, del 7 de diciembre de 2001, la cual estableció la prohibición de utilizar, producir y comercializar fibras de amianto y productos que lo contengan, la exposición a este contaminante ha sido limitada y restringida a las operaciones de eliminación y retirada del mismo y los materiales que lo contienen.

 

Durante los cincuenta años precedentes a la entrada en vigor de la orden fueron abundantes en nuestro país los usos y consumos de amianto en la fabricación de materiales..

 

Actualmente existen gran número de instalaciones que cuentan aún con la presencia de estos materiales, los cuales en muchos casos han sido incorrectamente identificados o presentan un inadecuado estado de conservación. Estas dos circunstancias pueden ser origen de una exposición inadvertida por parte de los usuarios de la instalación a las fibras de amianto, puestas en suspensión por una inadecuada manipulación del material o por un inadecuado estado de conservación del mismo que permita la liberación de fibras.

 

Dentro de este ámbito, el INS aporta respuestas mediante:

  •  La identificación de materiales con amianto.
  •  La determinación de la calidad del aire interior en lo referente a la concentración de fibras de amianto en suspensión y/o determinación del nivel de descontaminación de esos ambientes.